GqualCoin

GqualCoin es una billetera y aplicación digital basada en la tecnología blockchain que busca ofrecer un salario a las mujeres por el trabajo doméstico no remunerado. La iniciativa surgió en 2019 de la mano ciudadana de tres expertos argentinos: la consultora y especializada en economía social, Romina Ávila; el criptoeconomista Alejandro Swerjugin y la experta en marketing digital Mariela Enrici. El objetivo: desarrollar una moneda virtual que genere impacto social para lograr la autonomía económica de las mujeres. La idea es que su moneda, llamada GqualCoin, sea emitida a las mujeres por el mero hecho de serlo, porque solo a ellas les afecta la desigualdad salarial por género y porque son ellas las que asumen la mayoría de este trabajo no remunerado. El reto: que cualquier mujer pueda adquirir bienes y servicios con esta aplicación en base a una economía colaborativa y más justa. El proyecto, que se encuentra en desarrollo, está inmerso en las negociaciones con empresas y asociaciones que quieran aportar con su dinero a esta iniciativa social. Su CEO, Romina Ávila, lleva años centrada en el estudio de las desigualdad por género y está convencida del valor de este tipo de monedas como palanca de cambio.


Empecemos por el principio. ¿Cuál es el contexto de la necesidad de crear una moneda social que luche contra la desigualdad salarial entre hombres y mujeres?

Soy una consultora profesional y, después de trabajar durante 11 años en el ámbito financiero, me despidieron tras quedarme embarazada. Desde entonces he estado muy concienciada por las problemáticas de las mujeres al volver del permiso de maternidad. La llegada de los hijos ha sido, y sigue siendo, una variable de exclusión a las mujeres en los modelos patriarcales. Esto me pasó en 2008, cuando tenía 32 años. Desde ese momento he investigado el comportamiento de compra de la mujer a partir de la maternidad como punto de inflexión. Así que decidí centrarme en el ecosistema emprendedor con mirada de género. Desarrollé entonces una iniciativa llamada Madre Emprendedora, una ONG que empezó hace nueve años. Desde entonces he estudiado más que nunca la desigualdad y eso me ha hecho fijarme en el peso de las tareas domésticas no remuneradas.

¿Qué es exactamente GqualCoin y cómo surge la idea?

Por ejemplo, solo en Argentina en 2020, el 90% de las mujeres durante la pandemia ha estado a cargo de tareas domésticas no remuneradas: niños, mayores y personas con discapacidad.
En 2020 el ministerio de Economía de Argentina dijo que si hubiera que monetizar la cantidad de horas de trabajo que las mujeres dedican en el hogar sumaría una cantidad de cuatro billones de pesos argentinos. Así que en 2019 me uní a dos compañeros, un experto en cripto y otro en marketing digital, y juntos reflexionamos en cómo reconocer estas desigualdad de género. Gqual nació porque quiere reconocer y compensar este tiempo empleado y se lo reconoce a las mujeres a por el hecho de serlo. A este ingreso lo llamamos Ingreso Mínimo Esperado, y es algo así como un ingreso fijo que reciben las mujeres en Gquals para gastar en cualquier comercio, lugar de estudios, etc. El objetivo es dinamizar la sociedad o economía a partir de la utilización de una criptomoneda con propósito: resolver las desigualdades de los ingresos por cuestiones de género.

¿Y cómo funcionaría la aplicación? Es decir, ¿cómo sabe la app que tú eres una mujer, y por tanto, puedes recibir un ingreso periódico en Gquals?

Los datos biométricos del DNI o huella digital básicos de identidad sirven para verificar que eres una mujer. Por ejemplo, se pide la fecha de nacimiento, el pasaporte, el lugar de residencia, la huella digital o la foto. Una vez creado el usuario, el sistema lo carga en la tecnología blockchain y los datos se encriptan para que estén seguros. No es una moneda fiduciaria. Al bajar la app y validar los datos, el sistema agrega un monto específico de Gquals a las mujeres. Estas Gquals sirven para transaccionar con todos los locales adheridos y así se proporciona un ingreso mínimo esperado.

¿Qué tipo de transacción podría realizar una mujer con este tipo de monedas?

Cualquier cosa, como estudiar. Podría pagar la carrera universitaria con una universidad con la que tuviera un convenio. O podría cubrir sus necesidades básicas de alimentación y salud, hasta comprar un coche. La billetera y los Gquals funcionarían como un salario, que es acumulable. Cuanta más parte de la sociedad se adhiera a esta comunidad, mayor beneficio.

¿A qué aspira GqualCoin como criptomoneda social?

Las monedas sociales cripto son monedas complementarias desarrolladas en la base de la pirámide de la economía social, solo que Gqual quiere ir a toda la pirámide socioeconómica, es decir, pretende involucrar a todo el circuito económico, porque queremos que todo el mundo pueda usar esta billetera, aunque solo las mujeres sean las que perciban un salario en su billetera digital.

Para que esta moneda social circule se necesita un ingreso previo en esta billetera digital por parte de la sociedad. ¿Quién haría este ingreso para que lo reciban las mujeres?

Hay dos actores claves. Por un lado, las empresas o instituciones y, por otro, el Estado, que debe estar comprometido con esta iniciativa social. Si una empresa decide acompañar al proyecto, decide aportar dinero a Gqual; por ejemplo, un millón de dólares. Este dinero se carga en la blockchain y a eso lo llamamos smart contract. Este dinero sirve para emitir Gquals y esto sirve para que cierta cantidad de mujeres llenen su billetera de Gquals.

¿Por qué le conviene a una empresa invertir aquí?

Por propósito, compromiso, imagen… Al Estado le sirve, por ejemplo, como compromiso de política pública.

Es un proyecto ambicioso. ¿En qué fase está?

Estamos en la fase inicial, lo que llamamos MVP, es decir, minimum viable product . De momento llevamos dos años validando el concepto y dándonos a conocer en diferentes congresos sobre proyectos innovadores que promueven una transformación social, financiera y cultural. Aún estamos en la fase de acercarnos a inversores porque el desarrollo tecnológico es muy costoso. Tenemos las redes echadas, pero falta mucho por hacer.

¿Cuál es es el reto principal de GqualCoin?

Mi reto es lograr que mi mamá, que tiene 80 años, vaya al supermercado y pueda pagar con Gqual. La tecnología está a la disposición de la humanidad. Tengo una mirada muy crítica sobre cómo desafiar a la tecnología permanentemente. El primer paso es afianzar las empresas aliadas que tengan interés, que decidan invertir, y que la moneda empiece a circular y expandirse. De momento, la recepción institucional de algunas pymes y empresas corporativas está siendo muy positiva.