Barú a la U

El proyecto Barú a la U tiene como objetivo facilitar el acceso a la educación superior a 30 jóvenes afrodescendientes de la isla de Barú, zona insular de Cartagena, Colombia. El proyecto está impulsado por la Fundación Adomi y Fundación Santo Domingo. Juan David Martínez, profesor de Lingüística y Literatura de la Universidad de Cartagena, ha formado parte de esta iniciativa que ayuda a jóvenes con pocos recursos a preparar los exámenes de acceso a la Universidad y adquirir buenos hábitos de estudio, así como una formación más sólida.


Dos fundaciones se unen en un mismo proyecto. ¿Qué puntos en común encontraron para unirse?

Las fundaciones son los ejes que soñaron e hicieron posible el proyecto, pero también es importante la presencia de la comunidad barulera: los padres de familia de los 30 jóvenes beneficiados; y tambien los rectores de los tres colegios que hay en la isla, así como los docentes líderes que semana tras semana acompañan el desarrollo de las clases presenciales que dictamos. El proyecto nace de la admiración que siente Fundación Adomi por la Fundación Santo Domingo, podriamos decir que hay un respeto mutuo por la labor social que ambas organizaciones lideran en la ciudad de Cartagena. La historia del proyecto Barú a la U narra la oportunidad de una organización grande, que es Fundación Santo Domingo hacía una metodología de educación remota que ha creado la Fundación Adomi y que ha tenido éxito a lo largo de sus 8 años de experiencia haciendo que los jóvenes ingresen a la universidad.

¿Por qué los jóvenes encuentran problemas en el acceso a la educación superior? ¿Cuál es el perfil de los participantes en el proyecto?

En Colombia acceder a la educación superior es difícil porque la oferta académica de las universidades públicas es muy poquita y porque las universidades privadas son muy costosas. Según datos de Cartagena Cómo Vamos, en el departamento de Bolívar en el año 25.639 estudiantes se inscribieron en la Universidad de Cartagena, pero solo fueron admitidos 5.997. Sumado a eso que las universidades públicas, que son las más económicas, realizan un examen de admisión con el cual eligen a sus nuevos estudiantes y quienes no ganan ese examen simplemente no pueden estudiar. Dicho proceso de selección pone en evidencia las brechas de desigualdad social presentes en el país, porque compiten alumnos de escasos recursos con alumnos de clase media o clase alta en supuesta igualdad de condiciones, cuando en realidad los jovenes de escasos recursos poseen desventajas que les impiden avanzar: hambre, violencia intrafamiliar, escases de recursos pedagógicos, falta de internet. Para nadie es un secreto que en Colombia vivir en la ruralidad acrecienta los precios de tener que mandar a un hijo a estudiar en una universidad de la ciudad. Todos estos son factores que afectan el acceso a la educación superior. Es en ese contexto que nace Barú a la U, un proyecto originado en el corazón de la zona insular de Cartagena de Indias, en la isla de Barú, una comunidad afrodescendiente compuesta por tres corregimientos: Santa Ana, Ararca y Barú. Y de cada uno de esos corregimientos elegimos estudiantes para representar el primer piloto del proyecto en el año 2021.

¿Desde qué ámbitos llegan los estudiantes?

El proyecto Barú a la U desarrolló un fuerte componente de selección, llevado a cabo en alianza con los tres colegios pertenecientes al territorio: los rectores de cada colegio brindaron la información de esta nueva oportunidad, los alumnos se presentaron, llenaron la convocatoria, realizamos con ellos sendas entrevistas virtuales en las cuales filtramos a los candidatos. Los elegidos cumplían una caracterización básica: ser nativos o residentes de la isla de Barú, ser estudiante del último grado del colegio, tener sueños de entrar a una universidad.

¿En qué consiste en programa?

El principal reto del proyecto Barú a la U es fortalecer en tiempo record los hábitos de lectura de 30 jóvenes de la isla de Barú, así como sus hábitos de estudio, con el propósito de obtener un buen puntaje ICFES -la evaluación que hace el Instituto Colombiano para poder obtener un puntaje con el que los aspirantes son elegidos para acceder a las universidades públicas de Colombia-.Pero no se trata solo de presentarse por presentarse a la Universidad, a los jovenes tambien hay que motivarlos, hacerlos soñar con que la Universidad forma parte de su proyecto de vida, es por eso que desarrollamos una metodología con clases presenciales, lectura de un libro de Literatura Universal, microtareas diarias enviadas por WhatsApp, taller vocacional, acompañamiento psicosocial, simulacros pre-ICFES y preuniversitarios y excursiones a tres universidades de la ciudad.

¿Es la primera convocatoria del proyecto?

El 2021 fue planteado inicialmente como un piloto, como una prueba con 30 estudiantes de la isla de Barú, para poner a prueba la metodología académica de Fundación Adomi, así como la metodología psicosocial de Fundación Santo Domingo. Ha dado muy buenos resultados, por lo cual tenemos pensado ampliar la oportunidad en el año 2022 para beneficiar ahora a cientos de estudiantes, ya no solo de la isla de Barú sino de la ciudad de Cartagena.

¿Qué resultados han obtenido?

Los resultados de Barú a la U son un factor de diferenciación de este con otros proyectos: todos los estudiantes ya fueron inscritos en una universidad (aún estamos atentos a quienes serán admitidos). Todos se inscribieron para aspirar a convocatorias de becas, 15 estudiantes leyeron cada uno como mínimo un libro de literatura Universal, los demás prefirieron desarrollar módulos con ejercicios teórico-prácticos, se crearon hábitos de estudio, criterios de selección vocacional, conciencia para el desarrollo personal y un proyecto de vida. Al momento estamos a la espera del resultado de las universidades en donde ya se inscribieron, estamos seguros de que pasarán.